sábado, 25 de junio de 2016

Quebrantahuesos 18-06-2.016

Crónica del Super.


CRÓNICA DE UNA MUERTE ANUNCIADA.

 
Que no sirva de precedente, pero voy a contar la aventura del fin de semana.

Día 17 junio, 10 de la mañana, quedamos en la gasolinera de la carretera de Huesca como siempre. Los altos mandos tarde, cosa extraña. Llegamos a Sabiñanigo con un día raro de estos de agua y sol a la vez. Napo y Serch deciden irse en bici a recorrer por lo menos 700 metros, Jorge y yo nos damos unas vueltas por todos los stands  ” a gastar pasta ”.

Poco a poco van llegando los Almogávares.

Vamossssssssssssssssssssssssssss

Las foto de rigor de todos los años, aunque el comandante Serch cada vez con menos pelo y Javier…………….. otro día.


 
Día 18 de junio, 5 de la mañana. Suena el despertador para Jorge y para servidor y empezamos con la rutina de todos los años. Nuestra sorpresa fue que en el salón había dos Almogávares en los sofás durmiendo (Javier Napolitano Y Carlos y su camión). Por la noche debió haber sonidos raros que propiciaron la bajada. Arriba dormían Sergio y Cesar, no digo más zzzzzzzzzzzzzzz.
El dilema del día, ¿qué cojones nos ponemos? Los frioleros como yo de todo y los machotes como Jorge, casi salen en pelotas. Nos hacemos la foto de rigor y a la aventura.




Jorge y yo nos vamos a nuestros cajones correspondientes mientras todos los demás se van organizando para quedar en la salida, con un frio de cojones. En la salida me junto con Jose
Milla y ya se la rueda a la que hay que seguir.

Dan la salida y me pego a él, pasamos a todos los de la Peña Edelweiss y empiezo a ver dorsales de gente de 6 h a 6.30 h.  Con un ritmo infernal van pasando los kilómetros, el grupo de los favoritos se va y me quedo en el tercer grupo de la carrera. Llegan los últimos 5 kilómetros del Somport y la cosa ya va en serio. Se empiezan unos a irse, otros me pasan y paso alguno de vez en cuando. Conseguimos llegar al final un grupo de unos 40 tíos y mi sorpresa es que se bajan de la bici y dicen que se vuelven. Yo paro y decido no pasar el punto de control ya que pensaba que si lo pasaba, la familia podía pensar que había seguido adelante y aun no lo tenía claro. Decido parar y a los 4 minutos viene nuestro presi Jorge que decide tirarse para abajo. Yo dudo pero yo no tengo la maestría de él bajando y decido esperar a mi gente. Empiezo a bajar hacia abajo y viene Reyes, lo paro y decide seguir. Sigo esperando y el tiempo se hace interminable, un frio de cojones.

Mi paso era de 1.41 en el Somport. Llevaba casi 2 minutos menos que el año anterior. Por fin
diviso a Sammy, Jose Manuel, Nacho y Manuel. Después de una pequeña deliberación decidimos tirar para adelante, pasábamos casi en 2.07 pon el punto de control.

Una vez pasado el punto de control volvemos a parar y a deliberar otra vez. Decidimos Jose
Manuel, Manuel, Nacho Y Sammy tirar para abajo, el tiempo se hace interminable.

No conseguimos enderezar la bici, no se puede frenar y no veo una mierda debido a la lluvia,
seguimos seguimos…………………………

Ha sido la bajada más dura de mi vida. Ni podía frenar, ni hablar ni na de nada. Cogemos a
Reyes y nos dice que se va, el pobre va en pantalón corto y sin chaqueta de invierno. Otro tío
con 2 cojones. Bajamos hacia el temible Marie Blanque temblando y nos quedamos todos menos Manuel que decide irse del grupo.

En las faldas del Marie Blanque decido irme ya que llevo las llaves del apartamento y Jorge puede que nos lleve ya 1 hora y no sé lo que ha pasado por detrás y tampoco se el tiempo que hace en Sabiñanigo. Subo el Marie Blanque mejor que nunca, paso a decenas de gente y con
sensaciones muy buenas. En la bajada el frío aprieta otra vez y mi cuerpo empieza a no sentirse bien. En la subida del Portalet, los primeros 3 kilómetros muy bien pero a partir de ahí las piernas se bloquean no sé si por culpa de la mente o por culpa de que no bebí casi agua y estaba un poco deshidratado, con ganas de acabar ya que el objetivo de este año se había esfumado ya a las 7.30 de la mañana. Me dirijo hacia Sabiñanigo, no todo es malo a 6 kilómetros me encuentro a mi gran amigo Sebas que se pegó el colega cerca de 4 horas esperando a que pasara el último Almogávar.  ¡Ah! este año se compra bici de carretera jajajaja, más comida para los buitres……..
 

 

Por fin veo la meta, pero está toda la banda esperando en la curva de entrada y con 2 cojones
paré a 200 metros de la meta y me casque un trago de cerveza antes de entrar.

En definidas cuentas, buen fin de semana por la compañía y malo para la bici.

Mención especial:

Al que se le echo de menos.


Al tío más raro con su mostacho.


Al valiente.


Premio de Almogávar del mes para Sebas “gracias por estar ahí”. Casi lloro de emoción.

 

Y para todos los demás a seguir saliendo en bici y al año que viene más y mejor.

Gracias chicos por hacerme la vida más guay.

 

 ¡Ah!  La mejor foto del día.


Aúpa los Almogávar
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario